¿Estás Preparado Para Reinar En El Reino De Cristo?

Publicado agosto 21, 2009 por ivanof77
Categorías: Uncategorized

Jesus_115

“Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones” (Apo. 3:21).

Una promesa pasada por alto
Una de las promesas que muchos cristianos parecen ignorar es que Jesús prometió que los vencedores, los que guardan sus obras (=los que lo imitan fielmente) hasta el fin, tendrán autoridad sobre las naciones. ¿Se imagina usted eso? ¡Autoridad sobre las naciones! Sí, mis amigos, autoridad, dominio y poder sobre naciones enteras. Pero esto se logrará solamente si el cristiano persevera hasta el fin. No es un dominio para el presente, sino para el futuro, cuando Jesús vuelva y le diga al buen siervo: “… está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades (Lucas 19:17).
Qué maravilloso es saber que Jesús nos ha llamado para ser parte de su gabinete gubernamental, por decirlo de alguna manera. El está llamando a hombres probos, de rectitud absoluta, para que demuestren durante su ausencia, aptitud e idoneidad para los más altos cargos de su gobierno, y así se conviertan en sus co-restauradores de la nueva sociedad que él va a implantar en el mundo cuando regrese por segunda vez.
La Iglesia como partido teocrático
Estamos llamados a tomar parte del futuro gobierno de Cristo, un gobierno que estará conformado por su cuerpo ejecutivo o iglesia. Es el partido de Cristo, el partido de los príncipes del reino mesiánico, los que se han separado del mundo para integrarse al cuerpo gobernante del reino de Cristo, los que han optado por la santidad de vida, haciendo así la voluntad de Dios. Estos ejecutivos del reino han nacido de nuevo por el bautismo, y han recibido el Espíritu Santo de Dios para convertirse en Hijos de Dios y hermanos de Jesús. Son los que han recibido el ungimiento por el Espíritu, los que viven siguiendo las pisadas y mandamientos del Señor. Estos son los que se sentarán con el Señor en su reino, aquellos que recibirán el reino por heredad (Mateo 25:31,34). Estos príncipes se sentarán en la mesa del banquete mesiánico para celebrar la restauración del reino de Dios en la tierra, y beberán y comerán con Cristo en su reino.
La Esperanza pospuesta por el Reino mesiánico
Los primeros cristianos esperaban que el mismo Jesús implantara inmediatamente en la tierra su gobierno mesiánico. Esta expectativa se deja notar cuando los apóstoles le preguntaron instantes antes de partir al cielo, lo siguiente: “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y Jesús simplemente les dijo: “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones que Dios puso en su sola potestad…” (Hechos 1:6,7). Evidentemente el tiempo para tal anhelada restauración sólo lo sabía el Padre, y ninguno más.
Algunos cristianos de Corinto, vehementes por ver el reino en acción creían equivocadamente que ya eran reyes coronados en plena función autoritativa en el mundo. Esto lo leemos en 1 Corintios 4:8, donde Pablo irónicamente les dice: “Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. ¡Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros!”. Básicamente Pablo rechazó cualquier posibilidad de reinar sin Cristo y sin los apóstoles en este mundo impío, por más que se viva hoy saciado, libre, y en riqueza material. El Reino de Cristo no es para esta era en decadencia sino para la venidera de justicia.
Por otro lado, los zelotes, que no eran seguidores de Jesús, y que eran Judíos radicales y revoltosos, buscaron restaurar el reino antiguo de David por las armas pero sin lograrlo. La última revuelta de los zelotes en Masada resultó ser el paradigma del fracaso Judío por restaurar el reino mesiánico por la fuerza y por la voluntad humana.
El cuerpo de Cristo es su iglesia
Hoy, la mayoría de las iglesias, cualquiera sea su denominación, concuerdan que para ser miembros del cuerpo de Cristo es necesario “nacer de nuevo” por el bautismo. No se puede ser parte del cuerpo de Cristo sin este llamado “sacramento”. En Hechos 2:38-47, leemos que los que se bautizaron fueron añadidos a la iglesia de Cristo de manera automática. Ellos eran los nuevos hijos de Dios (adoptivos) que junto con Cristo heredarían las promesas. Los primeros discípulos de Cristo (los apóstoles) esperaban recibir el reino al igual que los demás Judíos que se convirtieron por la predicación de Jesús y sus apóstoles, especialmente de Pedro y Pablo. Jesús les dijo a estos Judíos (apóstoles y demás Judíos creyentes), que “Porque a vuestro Padre os ha placido daros el reino” (Lucas 12:32). Estos, los que recibieron a Cristo, se convirtieron en hijos de Dios, pero aquellos paisanos suyos que lo rechazaron, dejaron de ser los “hijos del reino” y entonces sus puestos vendrían a ser ocupados por los gentiles fieles de las naciones (Juan 1:11,12). Esta primera manada es comparativamente más pequeña que la gran manada o grande muchedumbre compuesta de millones de salvos que vendrían de las naciones para unirse al primer rebaño y ser así UN solo rebaño con UN solo Pastor. Todos estos salvos que son miembros del cuerpo de Cristo, e hijos adoptivos de Dios, e hijos de Abraham por la fe, serán los ejecutivos del reino, gozando de autoridad, poder y gloria con Cristo sobre las naciones aún no conversas, pero en proceso de reeducación e re instrucción durante el milenio.
El profeta Daniel ve este panorama milenario en Daniel 7:13,14, 18 y 27, y dice: “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido. Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre. Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán”.
Sin duda estos “santos del Altísimo” son los miembros de la iglesia de Cristo, su cuerpo místico de salvos, pues dice la Escritura de la Iglesia, así: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua (bautismo) por la palabra (el evangelio), a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5:25-27)
La Tarea de la iglesia hasta la venida del Rey
Mientras tanto, la iglesia deberá seguir reclutando nuevos miembros para el reino de Cristo, el cual se establecerá en su segunda venida en gloria (Mateo 25:31,349. El evangelio que deberá ser predicado es el Reino de Dios, como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin (Mateo 24:14). Y todos los creyentes deberán pedir y buscar el reino de Dios con insistencia o perseverancia (Mateo 6:10,33). Ninguno que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el reino. Es decir, debemos enfocarnos en el tema del reino, predicarlo, sentirlo y vivirlo, sin mirar atrás, sin retroceder, sin vacilar (Lucas 9:60,62).
El premio: nuestras coronas de gloria
Después de haber cumplido con la gran comisión de manera leal y perseverante, el Señor procederá a darnos nuestras coronas de gloria cuando regrese en toda su majestad. Dice la Escritura, así: “Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria” (1 Pedro 5:4).
Hermanos míos, aquí hay una promesa muy clara, y esa es nuestra coronación para tener vida eterna en el reino de Cristo. Es la corona que corresponde a un victorioso, a uno que será rey del reino de Cristo. Y entonces se cumplirá lo dicho por Jesús: “… está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades (Lucas 19:17).

Por Mario A Olcese

Un Estudio Sobre Juan 1:1

Publicado agosto 16, 2009 por ivanof77
Categorías: Uncategorized

fguorw371523021copia2qs7

En los círculos científicos, aquel individuo que se atreva a poner en tela de juicio la doctrina de la evolución, es considerado un hereje, por más evidencia que sostenga, en que no pasa de ser una teoría y no una verdad científica.
Del mismo modo sucede con aquellos individuos que alzan la voz en nombre de las escrituras sagradas con el fin de poner en juicio una doctrina aceptada por la mayor parte de la comunidad cristiana. Esta es la doctrina de la trinidad. Estos cristianos que no creen en esta doctrina son considerados herejes, apostatas, que no poseen el Espíritu Santo, que necesitan leer más la Biblia, ir a la iglesia, escuchar a un pastor, etc.
En casi cada cristiano que he encontrado por allí que defienda esta doctrina, he llegado a la conclusión que no ha sido por méritos propios, sino que ha sido educado en un sistema doctrinal que por lo común se acerca al católico romanista o al protestantismo. Es muy difícil encontrar que un cristiano haya llegado a entender esta doctrina por su propia razón.
Al igual que yo, también fui trinitario por varios años y luché por esta doctrina tenazmente.
Pero me di cuenta por lógica que había ciertos aspectos que esta doctrina no me satisfacía.
Fui Testigo de Jehová por varios años y por supuesto no creía en la doctrina. Sin embargo, cuando deje de serlo, me propuse seguir investigando las escrituras honradamente y apegarme a los que esta enseña sin utilizar razonamiento circular o fuera de contexto para sostener mis propias convicciones. Es así como he encontrado que la Biblia no enseña la trinidad en ninguna parte. No solo porque la palabra trinidad no aparece, es porque la Biblia en ninguna parte pretende explicar esta supuesta esencia de Dios. La trinidad es una idea extra que se saca de textos, que fuera del contexto que quieren atribuirle los trinitarios, explican otra cosa de los planes de Dios. Este es el caso de Juan 1:1. Este texto por decenios ha sido la columna de apoyo de los trinitarios para sostener la doctrina. Para una persona que es neófita en doctrina bíblica, y que ha escuchado por años que esta doctrina se enseña en la iglesia que alguna vez fue su abuelito, o sus padres, entenderá que la doctrina de la trinidad “tendrá” que aparecer en la Biblia, y si su pastorcito o el curita la enseña, bueno se queda con la doctrina. Sobretodo cuando aparece un sabelotodo que le induce rápidamente a creer sin ningún tipo de duda acerca de la doctrina. Entonces estas personas se quedan con el modelo tradicional de enseñanza de las mayorías de las iglesias de la cristiandad.
Veamos Juan 1:1
Honestamente este texto no esta defendiendo la doctrina trinitaria. Para los trinitarios que usan este texto con su raíz griega, bueno creo que si una cosa deja en claro que el texto no habla precisamente de la trinidad es hacer una investigación de su verdadero significa en su idioma original.
Juan 1:1: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”
En antiguas traducciones de la Biblia la palabra “Verbo”, fue entendida como “impersonal” y que no se refería a una segunda persona de una entidad. De hecho la palabra fue traducida “it”. La Bishops’ Bible de 1568, que fue reemplazada por la Versión del Rey Jaime en 1611 y la Biblia de Ginebra de 1560.
No se puede establecer con certeza que el “Verbo” de Juan 1:1 personifique a una segunda persona de una trinidad.
Por ejemplo, en las escrituras notamos que algo “impersonal” puede de hecho “estar” con una persona. En Gálatas 2:5 Pablo dice que: “la verdad del evangelio permaneciese con vosotros”. Veamos otros ejemplos, la palabra tiene una quasi-existencia propia: “La palabra del Señor está con él”, “El profeta que tiene un sueño con él” (2 Reyes 3:12, Jeremías 23:28).
Sin embargo, Juan continua diciendo que “La Palabra (Verbo) era Dios”.
Aquí hay un debate entre uno y otro erudito, en entender el verdadero significado de estas palabras. En estas palabras notamos que la palabra “Dios”, va sin artículo definido. Según Colwell, exige que la ausencia del artículo definido no debilita la intención de Juan de decir que el Verbo era pleno Dios e identificado con Él. Otros especialistas han sugerido que “Dios” sin el artículo definido, es la manera de Juan de decirnos que el Verbo tuvo el carácter de Dios y era plena expresión de Su mente.
El idioma griego (al igual que el hebreo) usa la palabra “Dios” (griego = theós) para referirse al Padre así como también para referirse a otras autoridades. Estas incluyen al Diablo (2 Cor. 4:4), a deidades menores (1 Cor. 8:5) y a hombres con gran autoridad (Juan 10:34 y 35; Hechos 12:22).
En el tiempo en que se escribió el nuevo testamento, el griego se escribía sólo en mayúsculas, no como en mayúsculas y minúsculas como se utiliza hoy en día. Entones es difícil poder distinguir el primer “Theós” del texto, que es un sustantivo, y el Segundo “theós”, que es un adjetivo, y el contexto y la gramática griega eran los jueces en determinar a cuál “THEÓS” se refería.
El contexto nos puede ayudar a entender este texto.
Siempre en el “Nuevo Testamento” cuando la palabra “Dios” se refiere al Padre, aparece el artículo definido en el texto griego (este artículo puede verse solamente en el texto griego, nunca se traduce al español).
En Juan 1:1 se ve una diferencia entre theós, una con y otra sin artículo.
Así dice Juan 1:1: “En el principio era la Palabra, y la palabra estaba con “el theós,” y la Palabra era “theós.”
Siendo que el artículo definido está ausente de la segunda ocurrencia de “theós” (“Dios,”) el significado usual sería “poderosa” o “divina.”
La New English Bible dice: “Lo que era Dios, la palabra lo era.”
James Moffatt, que fue un profesor de griego y Exégesis del “Nuevo Testamento” en el Colegio Mansfield de Oxford, Inglaterra, y autor de la bien conocida Biblia de Moffatt, tradujo la frase como “el logos era divino.”
Según lo visto, ¿se puede insistir de manera dogmática que el “logos” de Juan 1:1 se refiera a una “segunda persona de una trinidad”?
Aunque se refiera al Mesías, ¿dice acaso el texto que sea Dios una “trinidad” o que el Cristo sea una “segunda persona trinitaria”?

Los Pensamientos De Los Primeros Cristianos Acerca De La Trinidad

Publicado agosto 14, 2009 por ivanof77
Categorías: Uncategorized

atanasio_alejandria01SAN ATANASIO
Obispo y Doctor de la Iglesia
(295-373)

Vamos a hacer un poco de historia con relación a los orígenes del cristianismo y veamos si los primeros cristianos creían o no en una trinidad.
Pablo dijo en 1 de Corintios 8:6 que para él y sus hermanos en la fe había un Dios el Padre y un Señor, Jesucristo.
¿No creen que era una buena oportunidad para que Pablo expresara la trinidad de Dios?
Veamos entonces que creía Atanasio, que es respetado por muchos protestantes y simpatizantes de sus doctrinas, sin embargo este hombre defendía la fe Católica como tal.
Una fuente dice del Credo de Atanasio:
Aunque lleva el nombre de San Atanasio, el Credo Atanasiano nos llega de otra mano y de una era posterior. Su autor real es desconocido, pero el Credo parece haberse originado en la Galia o en el Norte de África a mediados del siglo quinto. Actualmente se considera mas probable que fuese compuesto al sur de la actual Francia durante el siglo V. La copia más antigua que se conoce pertenece a una colección de homilías hecha por San Cesáreo de Arles (503-542). Se halla en la tradición de San Agustín de Hipona y toma prestado libremente de sus escritos. Hace eco también de las victorias de Éfeso y de Calcedonia. Aunque el Credo no fue el producto de un concilio eclesiástico, fue usado extensamente por la iglesia medieval en el Occidente y después fue adoptado generalmente por las iglesias de la Reforma. Debido a que el Credo enseña la procesión del Espíritu desde el Hijo lo mismo que del Padre, ha sido usado en Oriente sólo ligeramente y en una forma alterada.
Atanasio fue Obispo de Alejandría, nació en el año 296 aprox. y falleció el 2 de mayo del año 373. En parte su famoso Credo dice lo siguiente:
“Un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. Porque una es la persona del Padre y el Hijo y otra (también) la del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. Cual el Padre, tal el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; increado el Padre, increado el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso (también) el Espíritu Santo; eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno (también) el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno, como no son tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso. Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios; Así, Señor es el Padre, Señor es el Hijo, Señor (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor; porque así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión católica nos prohíbe decir tres dioses y señores. El Padre, por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue por solo el Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo, del Padre y del Hijo, no fue hecho ni creado, sino que procede”.

Sin embargo veamos lo que otros cristianos antes que el credo de Atanasio fuera escrito, creían acerca de la naturaleza de Cristo y la de Su Padre Celestial.

Clemente de Roma: De acuerdo a muchos escritores cristianos antinicenos, él es el Clemente de Filipenses 4:3. Él fue un Anciano de la Iglesia de Roma entre los años 92-101 d.C. Su Epístola a los Corintios, escrita alrededor del año 96 d.C, fue tenida en gran estima, y fue considerada igual a los escritos de los Apóstoles y era frecuentemente usada en sus reuniones dominicales. Él nació alrededor del año 30 d.C y murió en el año 100 d.C. Él escribió: “Conocemos que Tú solo eres Altísimo entre los Altísimos… Tú has escogido a aquellos que te aman a través de Jesucristo, Tú amado Hijo, a través de quien Tú nos has instruido, santificado, y honrado…Que todas las naciones sepan que Tú eres el único Dios, que Jesucristo es Tú Hijo y que nosotros somos Tu pueblo.” (A los Corintios, Cap. 59, vs. 3,4).

Ignacio de Antioquía: Su seudónimo era “Teóforo”, debido a su naturaleza gentil y amable. Él fue un Obispo en la congregación de Asiria y Antioquía, y fue un discípulo del Apóstol Juan. Sus escritos auténticos, fueron escritos alrededor del año 110 d.C. Nació alrededor del 50 d.C y fue martirizado en el 116 d.C. Él escribió: “Hay un Dios, quien se manifestó a sí mismo por medio de Jesucristo, Su Hijo, quien siendo Su Palabra, salió del silencio al mundo a ganó plena aprobación de Él, de quien era Su embajador.” (A los Magnesianos, cap.8, v.2). “…quien también resucitó de entre los muertos, debido a que Su padre lo resucitó,- su Padre quien igualmente nos resucitará, quienes creemos en él a través de Jesucristo, fuera de quien no tenemos verdadera vida (A los Trallanos, Cap. 9, vs.2).

“Ustedes están bien fundamentados en amor a través de la Sangre de Cristo y firmemente creen en nuestro Señor. Él es realmente de la línea de David de acuerdo a la carne y el Hijo de Dios por la voluntad y el poder de Dios.” (A los Esmirnianos, Cap. 1 v.1).

Policarpo: Nació alrededor del año 69 d.C, y fue un discípulo del Apóstol Juan, e igualmente un amigo íntimo de Ignacio de Antioquía. Él fue un obispo de la iglesia de Esmirna, Asia Menor, y escribió su Epístola a los Filipenses antes del 140 d.C. Él fue quemado en una estaca el 23 de Febrero, del año 155 d.C. Él escribió lo siguiente: “Ahora, que el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, y él mismo el Sacerdote Eterno, Jesucristo, el Hijo de Dios, los edifique en la fe y en la verdad.” (A los Filipenses Cap.12, v.2). “…a Él quien es capaz de traernos a todos en Su gracia y generosidad, a su Reino Celestial, por su Unico Hijo engendrado, Jesucristo, sea la gloria, honor, poder, y majestad para siempre.” (Martirio, Cap. 20, v. 2).

Justino: Llamado “Mártir” debido a su martirio en el 166 d.C. Él nació en Roma en el año 107 d.C. Él fue un filósofo pagano convertido al cristianismo alrededor del año 130 d.C. Su primer obra Diálogo con Trypo fue escrito en el año 135 d.C. Trypo era un Judío que escapó de Jerusalén después de la revuelta de Bar Kochba. Él escribió entre el 135 d.C hasta justo antes de su decapitación. Él escribió: “Dios engendró antes que todas las criaturas un Principio que era un cierto poder racional procedente de Él, quien es llamado por el Espíritu Santo ahora ‘La Gloria Del Señor’, ahora ‘El Hijo’, nuevamente ‘Sabiduría’, nuevamente ‘un Ángel’, luego ‘Dios’, luego ‘Señor’ y ‘Logos’, y en otra ocasión él se llama a sí mismo ‘Capitán’.” (Diálogo con Trypo, Cap. 61). También dijo: “Nosotros seguimos al único Dios no engendrado a través de Su Hijo.” (Primera Apología, Cap. 14).

Tatiano: Nació en Asiria cerca del 110 d.C, fue un estudiante de Justino Mártir. Él escribió el comentario a los cuatro evangelios más antiguo que existe. Antes había pertenecido a una secta Encratita gnóstica como líder. A pesar de esto, sus escritos dan una regular visión de las doctrinas cristianas. Él escribió entre el 161-170 d.C, y murió alrededor del 172 d.C. Dijo: “El Señor del Universo, Quien Él Mismo es el fundamento necesario de todo ser, puesto que como sea que no había aún ninguna criatura en existencia, estaba Solo…Y por Su sencilla voluntad el Logos brincó fuera; y el Logos, no habiendo salido fuera en vano se convierte en la primera obra engendrada del Padre y fue el comienzo del mundo.” (A Los Griegos, Cap. 5).

Melitón: Nacido cerca del año 110 d.C, fue el obispo en Sardis, Asia menor, alrededor del 160-170 d.C y un amigo de Ignacio de Antioquía cuando era un muchacho joven. Él escribió entre los años 165-170 d.C y fue martirizado en el 177 d.C. Sólo existen pequeños fragmentos de sus escritos. Él escribió: “Existe Aquel que realmente existe y es llamado Dios… Este Ser no es hecho en ningún sentido, ni tampoco vino a la existencia, sino que ha existido por la eternidad.” (Apología 1: A Antonio César). “Jesucristo…es la Razón perfecta. La Palabra de Dios, él que fue engendrado antes que la luz, él quien es Creador junto con el Padre.” Apología 4: Sobre la Fe.

Teófilo de Antioquía: Nació alrededor del año 130 d.C. Fue un obispo en Antioquía, Siria, entre los años 170-180 d.C. Él escribió antes del año 175 d.C y murió en el 181 d.C. Escribió: “Dios, entonces, teniendo su propia Palabra interna dentro de Su propio vientre la engendró, emitiéndola junto con Su propia Sabiduría antes que todas las cosas. Él tuvo a esta Palabra como su ayudante en las cosas que fueron creadas por Él, y por ella Él creó todas las cosas.” (A Autólico, Cap. 10).

Ireneo: Fue uno de los más reconocidos de los cristianos primitivos. Nació en el 140 d.C y fue un discípulo de Policarpo. Él fue un Anciano de la iglesia en Lyons, Francia, desde el 178 d.C. Él era muy bien conocido en todo el mundo occidental de la época. Él murió en Francia en el 202 d.C. Sus escritos pueden ser fechados alrededor del 180 d.C. Él escribió: “Si alguno, por tanto, nos dice, ‘cómo entonces, fue el Hijo producido por el padre?’ nosotros les respondemos, que ninguno entiende esa producción, o generación… no hay poderes que posean este conocimiento sino sólo el Padre quien engendró y el Hijo quien fue engendrado.” (Contra las Herejías, Libro 2, Cap. 28, v.6).

Clemente de Alejandría: Nacido como Tito Flavio Clemens, en el 150 d.C. Vino a ser un obispo en Alejandría, Egipto. Él escribió entre los años 190-195 d.C. y murió alrededor del 220 d.C. Sus escritos son valiosos porque una vez que se convirtió, viajó por todo el Imperio Romano para aprender el cristianismo puro de los más antiguos y respetados cristianos vivientes. Él escribió: “La mejor cosa en la tierra es lo más pío: el hombre perfecto; y la mejor cosa en el cielo, el siguiente y más puro en el lugar, es un ángel, el portador de la vida eterna bendita. Pero la naturaleza del Hijo, quien es próximo a Él quien es el solo Altísimo, es el más perfecto.” (Miscelanias, Libro 7, Cap.2).

Comentario de Cristian: Como vemos en estos escritos queda absolutamente demostrado que los Padres Anti-Nicenos jamás creyeron que Cristo era el Eterno Dios Todopoderoso. Si alguno de ustedes insiste en que los primeros cristianos eran trinitarios, sencillamente es no querer entender que esta doctrina sólo se definió mucho tiempo después de la muerte de los apóstoles de Cristo. Estos cristianos creían que el Padre es superior al Hijo, y como Su engendrador. Y los más interesante, nada dicen que el espíritu santo sea Dios. La doctrina de la Trinidad les era totalmente desconocida hasta mucho tiempo después de la muerte de los apóstoles del Señor.

¿Que Es Ser Un Cristiano Unitario?

Publicado agosto 13, 2009 por ivanof77
Categorías: Uncategorized

Isaac NewtonIsaac Newton. Destacado Cristiano Unitario De Todos Los Tiempos.

No pretendo en este artículo convencerlos de lo que es mi propio testimonio de Jesucristo, del Eterno Padre Yahweh y de las escrituras. Pretendo Mostar cuales son los principios que guían al unitarismo mundial a través de todas las décadas Confío en que como buenos investigadores bíblicos, podrán leer el texto y tener una noción sencilla y transparente de cuáles son las creencias de los cristianos unitarios, entre los que yo me encuentro. Como cristiano unitario, no pertenezco a ninguna religión organizada, aprecio mi libertad en Cristo y la atesoro. Tengo mucha precaución de adoptar doctrinas que las mayorías de las iglesia y grupos cristianos enseñan, como la Trinidad, la inmortalidad del alma y el infierno de fuego, doctrinas que a mi juicio, no tiene un sustento sólido en las escrituras y de las cuales he descubierto tienen un fuerte comienzo y apego a enseñanza paganas mezcladas con enseñanzas bíblicas hebreas, todo esto dando lugar en una especie de doctrinas que parecen bíblicas, pero que no lo son.
Soy amante de las escrituras, y respeto la Biblia por sobre cualquier cosa y deseo que este maravilloso libro sea interpretado en su debida perspectiva y valor.
La Biblia dice con astucia: “no creáis a cualquier espíritu” (1 Juan 4:1)
Ese es mi deseo que evalúen así como yo, el cuerpo de creencias que profesan, no con el ánimo de yo mostrar que estoy en lo correcto, sino de entender que la verdad está en la Biblia (Juan 17:17) y que el juicio es de Dios.
Espero con esto deje claro, que mi cuerpo de creencias no tiene que ver con las de los Testigos de Jehová, religión a la cual pertenecí por 12 años, algunos de ustedes cuando aún eran chicos.

Cristian Zamora

EL UNITARISMO: UNA ACTITUD CONTEMPORÁNEA CON LA PROPIA HUMANIDAD.

La mayoría de las personas a las que les comento que soy unitario no tienen idea de lo que quiero decir. Eso es malo. Pero peor se pone cuando menciono las escrituras que muchos llaman Biblia y me confunden con alguna de las religiones tradicionales, católica o protestante, con la cual realmente los unitarios tenemos muy poca cosa en común, partiendo de la base de que el unitarismo NO ES una religión. Y no es que yo diga que “no es una religión” para que suene mas amable como hacen muchos grupos religiosos evangélicos. (porque parece que eso de no ser una religion, pero siéndolo se puso de moda)Es que literalmente el unitarismo no es una religión. Es una fé , y hay un abismo de diferencia en ello. Para empezar los unitarios no tienen un credo o dogma universal unificado. Tampoco una organización, autoridad o filiación en común. Se parece (en ese aspecto) un poco al Islam, el cual generalmente también es una fé.

Es decir, aquel que cree por convencimiento propio en los tres o cuatro principios basicos que definen el unitarismo , pasa a ser unitario, no porque lo declare, o alguien lo anote. Sino por definición.
Cuando otra persona en otro lugar comparte ese conjunto de creencias fundamentales, aunque discrepemos en otras, es unitario también. Y esos tres o cuatro conceptos en común a todos los unitarios son muy sencillos:

1- Un unitario cree que hay UN SOLO DIOS , o sea, es estrictamente monoteista al mismo punto que un judío o un musulman. Por tanto no acepta al Dios tradicional de la cristiandad que es TRIUNO o TRINO (tal como el dios de los hindues) y que esta formado por tres personas. El unitario tampoco acepta que haya un segundo dios de menor jerarquia , lugar en el que algunas sectas colocan a Jesus (por ejemplo, los testigos de Jehova). Para el unitario, DIOS , por naturaleza, ES UNO SOLO. Cualquier otra cosa que exista puede ser cualquier cosa menos DIOS. Aun puede ser llamada DIOS, pero por naturaleza, solo puede haber un DIOS. De ahi la definicion UNITARIO.

2- Para el unitario, Jesús es un hombre. Nació en la tierra. No vivía en el cielo antes de nacer, tal como ningún hombre vive en el cielo antes de nacer. La diferencia entre este incomparable maestro judío del siglo I y el resto de los humanos es que los unitarios creen que Jesus cumple una función especial en el plan de Dios. Los que somos Biblico Unitarios creemos que Jesus es un ser humano, que fue engendrado en el vientre de una mujer para que naciera perfecto y estuviera en mejor condición de gobernar la raza humana. Por eso es el Mesias que esperaban y esperan los judios. Un gobernante político para Israel y el mundo. Los Unitarios mas liberales no creen en un nacimiento sobrenatural de Jesus, sino que simplemente fue un maestro excelente. Los musulmanes por el contrario creen que Jesus es un hombre con un nacimiento sobrenatural y los judíos generalmente creen que el Mesías que vendrá nacerá sobrenaturalmente

3- Para el unitario la existencia humana está ligada a este planeta. No hay posibilidad de vida en otro lugar que no sea este planeta en el cual fuimos creados. No hay posibilidad de salvación en otro lugar que no sea esta tierra. Los grupos unitarios históricos (cristianismo primitivo siglo I, ebionitas siglo II, monarquianistas siglos II, III y IV, socinianos edad media,valdenses, lolardos, abrahamicos siglo XVIII, cristadelfianos siglo XVIII al XXI, etc) siempre han creido en un gobierno mundial sobre el planeta en manos del ser humano destinado por Dios para esa tarea, el Mesias, el cual es el hijo humano de Dios, Jesus. Ese reino brindará salvación en la tierra a quienes vivan al establecerse y traerá a la vida mediante un procedimiento de recreación a aquellas personas que estan muertas y por tanto dejaron de existir. Para el unitario la muerte es la inexistencia, y los hombres no tenemos un alma separada del cuerpo. La conciencia cesa con la muerte y la unica esperanza es volver a ser creado por Dios en el futuro.

Estos tres principios fundamentales o partes de ellos pueden ser encontrados en muchisimos grupos a lo largo de la historia y del presente. No solo dentro del cristianismo, sino dentro del judaismo ya que el unitarismo esta solidamente basado en una interpretacion literal de las escrituras al alcance de cualquier persona y sin un dogma fijo ni la mediación de ningún clero.
Así, es posible encontrar creencias tomadas del unitarismo en los adventistas, en los testigos de Jehová, en algunos grupos evangélicos, en algunos grupos católicos y en muchos grupos de judios mesianicos.
Algunos unitarios famosos de la historia fueron: Isaac Newton, el español Miguel Servet (que descubrio la circulación pulmonar de la sangre y fue asesinado por un protestante, Calvino, por negar la trinidad) el célebre poeta inglés John Milton (autor del Paraíso Perdido) , el llamado “padre del liberalismo” John Locke y muchos otros mas, respetados por su lucidez de pensamiento y por su lucha a favor de la tolerancia.
La tolerancia y la libertad de pensamiento es un rasgo distintivo del unitarismo, a pesar de que cada unitario puede tener valores muy sólidos y férreos a la vista ajena. No hay que olvidar que el unitario asume esos valores para si y no intenta inculcarlos.
El unitario cree que en una libertad absoluta de pensamiento, el ser humano termina descubriendo la verdad y razón de su existencia. En ese punto o la acepta o la rechaza y dado que el libre albedrío es un don de Dios, ese derecho a aceptar o rechazar debe ser aceptado sin condenación. Por eso los unitarios no condenamos a nadie, ni juzgamos a nadie. Abogamos por una libertad absoluta de pensamiento. Que cada persona pueda leer la Biblia sin la ayuda de ningún teólogo o clérigo y sacar sus propias conclusiones. A diferencia de las religiones organizadas, el unitarismo no le teme a la verdad.
Y esto es parte de otro concepto unitario: la verdad revelada no puede contradecir a la ciencia probada. Es decir, la fé y la razón no son contradictorias.
Hablo logicamente de ciencia probada. No olvidemos que existen aún hoy día muchas pseudo religiones científicas.

Pero por poner un ejemplo, la noción de que los seres humanos que pecan son condenados al sufrimiento eterno en un lugar de aceite y llamas por el propio Dios que dice ser un Dios de amor, es contrario a la razón. De ahí que uno examine la revelación y vea que este concepto no está presente.
La noción de que Dios es tres y es uno , y es uno pero es tres, es contraria a la razón. (lo decía Servet y por eso lo quemaron vivo). Y contraria a la revelación.
En cuanto a que el ser humano fue creado directamente por una inteligencia extradimensional que llamamos Dios, puede que algunos no esten de acuerdo, puede que otros si. El asunto es que ese postulado no es contrario a la razón, ni ilógico y puede ser defendido y sostenido como cualquier otra explicación con argumentos filosóficos y científicos.
De todas maneras el unitario dira su parecer y respetará el ajeno.
Recomiendo la lectura de “Tratado sobre la tolerancia” de Locke, “De Trinitatis Erroribus” de Miguel Servet, el catecismo racoviano (posiblemente de Fausto Socino) y el excelente libro “La trinidad: el daño autoinfligido del cristianismo” de Sir. Anthony Buzzard para tener una noción mas clara de lo que es el unitarismo.

Tambien recomiendo que vean el documental unitario http://www.jesusishuman.com , el cual es precisamente eso: un documental sobre unitarismo: Nada de propaganda religiosa o sectaria.
Un abrazo cordial a todos, sean de la forma de pensar que sea. Este post es simplemente para dar un pantallazo a lo que es una de las maneras de pensar que ha marcado la historia de la humanidad y de una manera positiva, ya que todos los unitarios historicos colaboraron de una manera u otra al progreso humano, al conocimiento y a la tolerancia, entre ellos quiza el mas grande espanol de todos los tiempos: Servet.

¿Prueba 1 Corintios 10:4 La Trinidad? ¿Si Jesús Es La Roca Es Dios?

Publicado agosto 12, 2009 por ivanof77
Categorías: Uncategorized

SANTISIMA TRINIDAD[6]

En cierta oportunidad comenté a unos amigos y contactos, que el Padre YHWH comparte los mismos títulos y atributos que su Hijo Yeshua. ¿Por qué? Porque la Biblia dice que toda autoridad se le ha concedido al Hijo y además con la muerte, resurrección y el sacrificio por nuestros pecados, Yeshua ha sido exaltado a una posición encumbrada, excelsa, gloriosa e inmortal.

Mateo 28:18 “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”.

La Autoridad que tiene Yeshua es ampliamente reconocida por las escrituras.
¿Por qué tiene Yeshua tal Autoridad?

2 textos a mi juicio son maravillosos en su forma de explicarnos en un lenguaje directo y en español el porqué Yeshua tiene tal autoridad.

Filipenses 2:5-10

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,
el cual, siendo en forma de Dios, (*) no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra.

(*) Muchos trinitarios afirman que la palabra “forma”, que en el griego es la palabra morfé, se refiere a la naturaleza interna del Mesías como Elohim.
Los trinitarios argumentan enfáticamente que la “naturaleza” que subyacía al cuerpo humano de Yeshua era Elohim. Enseñan que la palabra morfé, la cual afirman ellos se refiere a una “naturaleza interior esencial.”
La verdadera definición de morfé debe hacerse evidente cuando estudiamos las fuentes disponibles en el tiempo del Nuevo Testamento.
Un estudio de la evidencia actual revela claramente que la palabra morfé no se refiere al ser interno esencial del Mesías, sino más bien a una apariencia externa.
2 ejemplos:
1. Los griegos usaban la palabra morfé para describir cuando los dioses cambiaban su apariencia. Marcos tiene una breve referencia a la bien conocida historia en Lucas 24:13-33 acerca de que Yeshua se les apareció a los dos hombres en el camino a Emaús. Yeshua se apareció “en una forma (morfé) diferente” a esos dos hombres para que no pudieran reconocerlo (16:12). Esto está muy claro. Yeshua no tenía una “naturaleza esencial” diferente cuando se les apareció a los dos discípulos. Simplemente tenía una apariencia externa diferente.

2. Los judíos que tradujeron la Septuaginta usaron la palabra morfé varia veces, y siempre se refiere a la apariencia externa.
Ejemplo: Job dice: “Un espíritu pasó frente a mi cara, y el cabello de mi cuerpo se erizó. Se detuvo, pero no pude saber lo que era. Una forma (morfé) se paró frente a mis ojos, y escuché una voz susurrante (Job 4:15 y 16).

Si el punto del verso es decir que Yeshua es Elohim, entonces ¿por qué no decirlo directamente? Por supuesto que Elohim tiene “naturaleza esencial” de Elohim, así que ¿para qué alguien habría de hacer ese punto? Ese verso no dice: “Yeshua, siendo Elohim,” sino que más bien dice: “siendo en forma de Elohim.” El apóstol Pablo les está recordando a los filipenses que Yeshua representó al Padre en todas las maneras posibles.

Siguiendo con el tema
El otro verso de la Biblia que me llama la atención es Hebreos 1:1-4

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,
en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;
el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.

Siendo honestos con estos versos, la Biblia no nos dice que Yeshua sea Dios. Más bien nos recalca que Yeshua recibió tal autoridad una vez que efectuó su sacrificio por nuestros pecados. Si Yeshua es Dios, ¿por qué habría de heredar un nombre más excelente que el de los ángeles, si este fuera Dios? ¿Por qué las escrituras contratan la figura de Yeshua con la de los ángeles de Elohim? Si Yeshua fuera Dios, esto no tendría lógica, salvo que Yeshua fuera hombre perfecto, glorificado una vez resucitado.
¿Quién es la Roca de Isaías 44:8?
Evidentemente es Yahweh el Santo de Israel.

No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.

¿Quién es la Roca de 1 Corintios 10:4?
Evidentemente el Señor Jesucristo.

y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

Algunos trinitarios lo utilizan para enseñar que el Mesías estuvo realmente con los israelitas, siguiéndolos alrededor. De esta manera enseñan que Yeshua es Dios.
¿Quién podría creer semejante interpretación?
Una persona que no tuviera un conocimiento bíblico adecuado.
Es esa una de las razones creo yo, que las iglesias protestantes y cercanas  a su doctrina crecen de gran manera, pero bueno ese es otro tema.
Pero una interpretación de ese calibre exigiría que el AT hubiera hecho alguna mención de que el Mesías estuviera con los israelitas en el desierto. Y si hubiera estado, ciertamente no habría estado “siguiéndolos”. No se encuentra en el AT una sola mención que enseñe que el Mesías estuvo con los israelitas en el desierto.
Por lo tanto debiéramos buscar una interpretación más plausible.

Aquella roca simbolizaba, representaba al Mesías que habría de venir a Israel algún día. El Mesías era la esperanza de Israel, y el pueblo que lo esperaba fue fortalecido por su anticipación de la venida del Libertador esperado.
La lección a sacar de esos versos es que el pueblo estaba en espera de la venida del Mesías y “bebían,” obtenían fuerzas y nutrimentos, de saber que vendría alguna vez.
La palabra “seguir” significa “ir detrás de,” y eso puede significar lo mismo en tiempo que en espacio. Los israelitas “bebían,”, se nutrían, del conocimiento del Mesías que vendría después de ellos.
El griego que se traduce usualmente “seguir” es akoloutheo.

El traductor católico, Juan Mateos, traductor del Nuevo Testamento de la Nueva Biblia Española, vierte así el verso en cuestión: “… y todos bebieron de la misma bebida profética porque bebían de la roca profética que los acompañaba, roca que representaba al Mesías.”

Entonces no hay ninguna referencia que muestre que el Mesías estaba literalmente con los israelitas en el desierto.
¿Hay textos bíblicos que muestren que los israelitas estaban esperando un Mesías libertador?
Observa:
El Cordero de Pascua prefiguraba al Mesías.
El maná anticipaba al Mesías como “el verdadero pan del cielo.”
El Tabernáculo, con todas sus ofrendas, prefiguraba al Mesías de muchas maneras, incluyendo que era el lugar en el que el pueblo se encontraba con Elohim.
El Sumo Sacerdote era un tipo del Gran Sumo Sacerdote, Yeshua el Mesías.
En el desierto donde se dio la gran profecía de la venida del Mesías: “Saldrá una estrella de Jacob; un cetro surgirá de Israel,” y “el reino de ellos será exaltado” (Núm. 24:7,17). No hay duda de que la lección a sacar de esos versos es que le pueblo estaba en espera de la venida del Mesías y “bebían,” obtenían fuerzas y nutrimentos, de saber que vendría alguna vez.

Como hemos visto la Roca es Cristo para los israelitas del tiempo de Moisés porque ellos esperaban al Mesías. Yeshua estaba en el plan de Dios y ellos se nutrían de esta esperanza.

Que Yeshua sea la Roca no tiene nada que ver con el texto de Isaías 44:8 en el sentido de que Yeshua sea YHWH o sea Dios, porque el contexto de 1 Cor. 10:4 habla de los israelitas y su esperanza, la visión del Mesías, aún futuro. Isaías nos habla de la Roca de YHWH como el único Dios incomparable.

Recuerden que Cristo en esencia comparte títulos y nombres con su padre.

La Biblia dice que Jehová, el Padre, es Pastor (Sal. 23:1) y luego Jesús dice que él es Pastor (Juan 10:14,15). En el Salmo 27:1 se dice que Yahweh FORTALECE, y en Filipenses 4:13 Pablo dice que Jesús le FORTALECE.
Yahweh es el JUSTO del AT (Sal. 129:4, 145:17) y que Cristo es el Justo del NT (1 Juan 2:1; 1:9).
Yahweh es la Luz de los hombres en el AT (Sal. 27:1; Isa. 60:19), y Cristo es la luz del mundo del N.T (Juan 8:12).
Yahweh es el Salvador en el AT (Sal. 27:1) y Cristo lo es en el NT (Heb. 9:28).

Como hemos visto, espero que con este artículo haya quedado demostrado que YHWH y Yeshua comparten títulos y nombres. Pero de ningún modo esto significa que Yeshua el Mesías sea Dios.

Quien tiene toda la autoridad y el poder de juzgar es el Mesías. La Biblia no dice que por tener esta autoridad en realidad sea Dios. Como dice Juan 5:22

Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo,

Yeshua es nuestro juez, el futuro gobernante del milenio.

¿Qué hará este gobernante después que termine su período de juicio?

Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.
Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.
Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

¿Quién no está sujeto a Yeshua? El Padre, el Único y Verdadero Dios, el Santo de Israel, YHWH.

Por lo tanto son personas separadas y distintas, una es el eterno Padre, el único Dios verdadero, el otro su hijo engendrado, glorificado sentado a su diestra esperando el momento de actuar en nombre de su padre.

Salmos 2:7-12
Yo publicaré el decreto;
Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú;
Yo te engendré hoy.
Pídeme, y te daré por herencia las naciones,
Y como posesión tuya los confines de la tierra.
Los quebrantarás con vara de hierro;
Como vasija de alfarero los desmenuzarás.
Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes;
Admitid amonestación, jueces de la tierra.
Servid a Jehová con temor,
Y alegraos con temblor.
Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino;
Pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados todos los que en él confían.

Estimados hermanos trinitarios:

Besen al Hijo, al Mesías Yeshua y reconozcan de una vez que la Trinidad NO aparece en las escrituras, que es un invento de falsos teólogos, que fue una doctrina promocionada vilmente por la Iglesia Católica Romanista y que lamentablemente muchos de ustedes siguen creyendo de manera irracional.

Ningún trinitario podrá jamás argumentar contra estas simples palabras de Pablo:

Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son tres personas y un solo Dios, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

¡Cómo les gustaría que el texto dijera así!

Si realmente YHWH es trino, ¿no creen que este era un momento para aclararlo?

Sin embargo la Biblia dice:

Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

Shalom

Cristiano Unitario

Jesucristo Nunca Prometió El Cielo, Como Lugar Permanente Para Sus Discípulos. Examine Por Usted Mismo La Evidencia.

Publicado agosto 11, 2009 por ivanof77
Categorías: Uncategorized

nueva_jerusalem

Uno de los versos más usados para enseñar que vamos al cielo es Juan 14:23. Aquí el Mesías dijo, “En la casa de Mi Padre muchas moradas hay: De no ser así, les habría dicho. Voy a preparar un lugar para vosotros. Y si fuere y os preparare lugar para vosotros, vendré otra vez, y los recibiré a Mí Mismo; para que donde yo estoy, vosotros también estén”.
¿Qué y Dónde está preparando lugares para los Suyos?
Antes que nada Jesús jamás prometió a sus seguidores darles un lugar en el cielo como morada permanente. Tampoco ninguno de sus apóstoles creyó que iría al cielo para estar con Dios y Jesús. Fue el filósofo Griego Platón el que sentó las bases de un alma inmortal que parte de este mundo después de la muerte. Su filosofía fue mezclada con el pensamiento Hebreo y nació el gnosticismo. Esta secta gnóstica, muy en boga en los tiempos de Jesús, amenazó a la sana doctrina predicada por Jesús y sus apóstoles. Los apóstoles, y en especial Pablo y Juan, advirtieron a las iglesias cristianas en contra de esa secta. Pablo llamó a los gnósticos: “La falsamente llamada ciencia” (“gnosis”) (1 Timoteo 6:20). Los gnósticos decían que la materia era mala y pecaminosa, y que Cristo no era humano sino que tenía apariencia de hombre. Creían que existía un plano superior (el “Pleroma”, especie de cielo gnóstico) donde vivían los AEONES (espíritus puros superiores, entre los cuales estaba Cristo antes de venir al mundo). Los gnósticos creían que ellos tenían el conocimiento verdadero para lograr partir a ese plano o dimensión de los espíritus con el alma inmortal. ¿No se parece esto mucho al pensamiento “cristiano” sobre una existencia en el cielo con Dios, Cristo, y sus ángeles después de esta vida, a través de nuestras “almas inmortales”? Es muy probable que muchísimos cristianos sean realmente cristianos gnósticos en este punto.
También Pablo advirtió, que después de su “partida”, entrarían en el rebaño del Señor falsos maestros que buscarían ganarse el rebaño con palabras pervertidas (Hechos 20:29,30). Y así fue. Con el correr del tiempo, la iglesia se corrompe con sus propios malos obispos que se levantan con sus herejías destructoras. En el siglo IV aparece el obispo “San Agustín de Hipona”, el Padre y Teólogo del catolicismo. Éste distorsiona radicalmente el verdadero significado del reino bíblico al decir, por vez primera, en su obra “La Ciudad de Dios”, que el reino era la iglesia católica Romana. Parece ser que los “amilenialistas católicos”, y “campbelitas amilenialistas” no han logrado sacudirse del todo de los errores de Agustín de Hipona.
Algunos dirán: “Bueno, ¿no dice Jesús que “los pobres en espíritu es el reino de los cielos”? (Mateo 5:3). Pero tomemos nota que el Señor NO dice que de los pobres en espíritu es el reino EN (sino “DE”) los cielos”. De modo que lo que Cristo ofreció a los pobres en espíritu era un reino que tiene su origen en Dios, y no en los hombres. Viene de Dios como un don o regalo para los hombres.
Pues bien, regresemos a Juan 14:1-3 de la pregunta. Veamos lo que verdaderamente dijo el Señor Jesucristo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy pues a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mi mismo, para que DONDE YO ESTOY, vosotros también estéis.”
Muchos estudiantes de la Biblia no se han puesto a pensar en esta última frase “para que DONDE YO ESTOY (tiempo presente)”. En las más importantes versiones de la Biblia Inglesa se vierte este pasaje como “WHERE I AM” en tiempo siempre presente (“donde yo estoy”). Esta frase es sumamente importante y clave para entender los versos en cuestión. Jesús está ofreciendo un lugar a sus discípulos “en la casa de su Padre”. Luego nos dice que él nos tomará para que estemos con él en el lugar donde ÉL ESTÁ en el momento de pronunciar la promesa. Y, ¿dónde estaba Jesús cuando pronunció esa promesa? ¿En el cielo? ¿En Marte? ¡No! Él estaba aún en LA TIERRA, y más exactamente, EN JERUSALÉN. Recuerde que Jesús todavía no había ascendido al cielo, y aún no había ni siquiera resucitado. Por tanto Jesús estaba ofreciéndoles a sus seguidores volver a la tierra para estar con ellos en el lugar donde proclamó su promesa, es decir: ¡En Jerusalén!
Muchos cristianos creen que Jesús nos “llevará al cielo” para darnos nuestro “lugar” en la casa del Padre. Pero Jesús nunca habló de llevarnos al cielo en Juan 14:1-3. Usted NO leerá, ni siquiera una vez, de que iremos al cielo para recibir nuestro “lugar” una vez que esté preparado por Jesús. Lo que Jesús dijo era que prepararía nuestro lugar en la casa de su Padre y que luego volvería para estar con nosotros. Lo que NO dijo era CUÁNDO Y DÓNDE recibiríamos nuestro lugar en la casa del Padre. Él sólo está ahora ocupado PREPARANDO nuestras moradas, pero NO nos dice cuándo entraremos en ellas. En Apocalipsis 21 se revela que la “ciudad santa” bajará del cielo después del milenio. La ciudad santa de Apocalipsis 21 es descrita por Ezequiel como un edificio (40:2), y como una casa en 2 Corintios 5:1,2. Esta ciudad o casa santa bajará del cielo, y “Dios estará con los hombres” (Apocalipsis 21:3). Sólo los salvos entrarán en ella para tomar sus lugares o moradas (Apocalipsis 21:27). También leer Hebreos 11:9,10 donde se nos dice claramente que Abraham (el padre de la fe) “esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” Y en Hebreos 13:14 Pablo dice: “Porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos LA PORVENIR.”

Por: Mario A.Olcese

El Alfa Y La Omega, Elohim Y El Mesías, ¿Son El Mismo Dios?

Publicado agosto 10, 2009 por ivanof77
Categorías: Uncategorized

cruz20

Muchos trinitarios afirman que las palabras de Apocalipsis 1:8, 1:17, 22:13 son prueba de que Jesucristo es Dios y junto a su Padre conforman una trinidad de tres personas y un solo Dios.

Veamos estos textos:
Apoc.1:8 “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”
Apoc. 1:17 “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;”
Apoc. 22:6 “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.”

En el caso de Apoc. 1:8 claramente según el contexto nos demuestra que es Elohim.
¿Por qué? Veamos Apoc. 1:4,5 “Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono; y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre.”
En este verso vemos que puede verse notablemente la separación entre Elohim El Padre y Jesucristo. Lo que reafirma más adelante Apoc. 1:8.
En el caso de Apoc. 1:17 notamos que se refiere al Mesías.
En el caso de Apoc. 22:6 notamos que se refiere a Elohim el Padre.
¿Qué conclusión podemos sacar de estos textos?
El único título que aquí recibe el Mesías que es igual al de Dios es “el primero y el ultimo”. El título “Alfa y Omega” se aplica tanto a Elohim como al Mesías.
“El Alfa y la Omega,” en un respetado comentario bíblico dice: “es un hebraísmo, en uso común entre los comentadores judíos antiguos para designar la totalidad de algo de principio a fin; Ejemplo: ‘Adam transgredió toda la ley de la Alef a la Tau’
Los eruditos han concluido que la frase tiene algo que ver con comenzar y terminar algo, o con la totalidad de algo.
Sin embargo dado que Elohim como el Mesías son el “el Alfa y la Omega” en sus propios modos respectivos, hay buena razón para creer que el título puede aplicarse a ambos, y no hay ninguna buena razón para hacer que ambos sean “un mismo Elohim.”
Elohim es verdaderamente el principio y el fin de todas las cosas, mientras que el Mesías es el principio y el fin porque él es el primer nacido de los muertos, el Autor y Perfeccionador de la fe, el Hombre por medio quien Elohim juzgará al mundo, y el creador de las nuevas edades por venir (Hebreos 1:10).
Jesús es llamado varias veces Adon (señor), Adoní (señor mío), Adonenu (señor nuestro), y Moshia (salvador) entre muchos otros títulos, pero no significa que cualquier otra persona que lleve uno de estos títulos sea Jesús. Es decir, si un mismo título se les dice a dos personas, no significa que las dos personas sean las mismas.
Todo esto quiere decir que en esencia Elohim y el Mesías comparten los mismos títulos, pero para nada esto quiere decir que sean el mismo Elohim.
Ejemplo: Los títulos “Señor” (Rom. 10:9), “Salvador” (Lucas 1:47) y “rey de reyes (1 Tim. 6:14-16) aplican tanto a Elohim como al Mesías, así como a otros hombres. Al igual que “Señor”, “Salvador” y “Rey de reyes”, este título les pertenece a ambos.
Es curioso notar que también hay títulos que se aplican a Elohim y que también sirve para referirse a los hombres. No por ello pensaríamos que un hombre sería Dios si usara el mismo título de Dios. El mismo principio aplica al Mesías.
Ejemplo:
David llamaba al Rey Saúl “Mi Señor el rey (Adoní HaMélej)” en 1 Samuel 24:8
Otniel, el hermano menor de Calev, es llamado Moshia (salvador) en Jueces 3:9
Los jueces de Israel son llamados “salvadores” en Nehemías 9:27.
Dios es llamado Moshia (salvador) en Isaías 45:21, 49:26, 60:16.
Jeroboam es llamado “El salvador de Israel,” en 2 Reyes 13:5.
Conclusión:
Cuando dos o más personas llevan los mismos títulos, NO significa que éstas sean la misma persona.
Como vemos, hay muchos salvadores, y muchos señores, pero ni Jeroboam ni Otniel son Elohim (Dios)
Esto No quiere decir que Elohim (Dios) no sea salvador, pues SÍ lo es, pero de otra forma, no como un ser humano.
Así mismo sucede en Apocalipsis cuando Jesús es titulado como “el primero y el último” (Apoc. 1:17). NO quiere decir que sea Dios, el cual también es ‘EL PRIMERO Y EL ULTIMO’. SI lo es, pero de otra forma, no como un ser humano.